Comprar un sofá: 5 errores que debes evitar al comprar un sofá

Cuando se trata de comprar un sofá, hay algunos errores comunes que se deben evitar. Debido a que suelen ser detalles menores, fácilmente se pasan por alto. Sin embargo, todos los errores de compra de un sofá que se detallan a continuación, tendrán un impacto significativo en tu disfrute general.

Desde seleccionar un tamaño de sofá incorrecto, hasta elegir un estilo de sofá que no combina con tu sala de estar, los siguientes son errores que debes evitar si deseas conseguir el sofá adecuado para tu hogar.

Errores que debes evitar al comprar un sofá

Presta atención a los siguientes errores al escoger un sofá. Inicialmente puede que no sean muy evidentes, pero a la larga pueden afectar la manera en que tu familia utiliza y disfruta del sofá.

1. Comprar un sofá demasiado grande o demasiado pequeño

Este es quizás el error más común que muchos cometen al comprar un sofá. Esto ocurre cuando no se mide el espacio disponible, no se conocen las dimensiones del sofá, o cuando no se tienen en cuenta ambos aspectos.

No juzgues el tamaño de un sofá por su apariencia en la tienda. Un sofá en una sala de exposición puede parecer pequeño, pero podría terminar siendo demasiado grande para su habitación, o incluso, no pasar por las puertas. Por lo tanto, no medir el espacio disponible, o no tener en cuenta las dimensiones del sofá, puede generarte una gran cantidad de problemas.

Presta atención a la escala además de medir el tamaño de tu habitación. Tu sofá debe tener la misma escala que el resto de tus muebles para que no parezca demasiado grande, o demasiado pequeño en comparación.

2. Comprar un sofá sin probarlo

Tu sofá no debe ser demasiado grande o demasiado pequeño para ti, como tampoco debe ser demasiado grande o demasiado pequeño para tu sala de estar. Asegúrate de que el asiento sea lo suficientemente profundo para que puedas sentarte cómodamente, si eres una persona alta.

Si eres una persona de baja estatura, busque un sofá con un asiento poco profundo que te permita salir fácilmente de él. Si es posible, prueba el sofá antes de comprarlo. Esto implica sentarte, acostarte, y utilizarlo como lo harías en casa. Si deseas tomar una siesta en tu sofá, asegúrate de que los brazos estén a una altura cómoda. También comprueba que los cojines y el respaldo del sofá sean tan suaves o firmes como desees.

3. Elegir un estilo de sofá inadecuado

El estilo de tu sofá debe coincidir con el resto de tus muebles. Debe ser un estilo con el que te sientas cómodo, no solo en términos de apariencia, sino también en términos de cómo funciona ese estilo en particular para ti y tu familia.

Prueba el sofá para ver cómo funciona, pero presta mucha atención al diseño, ya que de esta manera evitarás comprar cualquier cosa que se vea fuera de lugar en tu hogar. Recuerda que cada hogar tiene un estilo distinto, y si compras un sofá que no combina con dicho estilo, podría ser un caos decorativo, a menos que seas un experto en combinar estilos.

Si deseas estar seguro, piensa en cómo se verá tu sofá cuando esté instalado al lado del resto de tus muebles.

4. Comprar un sofá de baja calidad

El precio de un sofá siempre es un factor a considerar, pero invertir en un sofá de alta calidad te asegura que no tendrás que reemplazarlo en unos años. Es decir, invertir en un sofá de alta calidad vale la pena a largo plazo.

Por lo tanto, compra el sofá de la mejor calidad posible, ya que un sofá de baja calidad perderá su forma, apariencia y factor de comodidad rápidamente, a menudo en cuestión de meses. Incluso, un marco de mala calidad podría romperse, lo que provocaría movimientos inestables en los brazos y piernas del sofá.

5. Elegir una tela o color de sofá incorrecto

Elegir la tela incorrecta para tu sofá puede ser un error muy costoso. La selección de la tela o el color del sofá, debe basarse en cómo se usará el sofá y dónde será colocado.

Por ejemplo, si estás comprando un sofá para colocarlo en una zona muy utilizada de tu hogar, una tela o un color delicado se arruinarán incluso antes de que hayas tenido la oportunidad de apreciarlo.

Cometer un error con el color de la tela también es un error que sucede a menudo. Por ello, siempre es una buena idea conseguir una muestra para comparar con tus otros muebles, el color de la pared y la iluminación. En definitiva siempre debes seleccionar un tono que disfrutes y con el que te sientas cómodo. No elijas colores basados en modas o caprichos. Recuerda que tendrás que vivir durante muchos con esa elección de color para tu sofá.

Si todavía tienes dudas, puedes venir a nuestro establecimiento situado en la Calle La Línea, en el Polígono Industrial El Manchón, en TomaresSevilla. Nuestros asesores te orientarán sobre cuál es el mejor según tus necesidades. Si lo deseas puedes consultar nuestra selección de chaise longue y rinconeras.

Podrás financiar tu compra hasta en 24 meses además, te llevamos tu colchón gratis a casa.

Destacados
 

 

Tu suscripción se ha realizado correctamente

Share This

Copy Link to Clipboard

Copy